MEDIACION CIVIL Y FAMILIAR

 

La mediación es un novedoso sistema de resolución de conflictos entre dos personas de forma que éstas lleguen a una solución sin necesidad de tener que ir a un Juzgado. Es preciso, lógicamente, que ambas personas quieran libre y voluntariamente, someterse a la Mediación y se comprometan a cumplir el acuerdo al que se llegue.

 

Las ventajas de la Mediación son fundamentalmente dos: 1º.- ahorro de tiempo: al contrario que los procedimientos judiciales, la Mediación no tiene ninguna regulación procedimental o burocrática, lo que favorece enormemente que la solución al conflicto llegue en cuestión de días; 2º.- ahorro de dinero: se paga únicamente al Mediador. La participación de Abogados, Peritos, Asesores, etc. no se prevé salvo que las partes decidan ellas mismas y a su costa servirse de determinados profesionales.

 

MI TRABAJO consiste en que, una vez recibido el encargo de la Mediación, ponerme en contacto con ambas partes, identificar el problema y a partir de ahí, procurar las mejores condiciones para que se llegue a una solución satisfactoria. Es importante saber que en ningún caso me vinculo con ninguna de las partes ya que mi función como Mediador me exige ser absolutamente imparcial, es decir, no actúo como Abogado de una u otra parte, ni las asesoro individualmente, sino que ayudo a ambas partes a encontrar la solución a su problema, realizando propuestas y alternativas, provocando el diálogo entre las partes en conflicto, etc. Se puede decir, en definitiva, que quien llega a la solución del conflicto no es el Mediador sino las propias partes ayudadas por el Mediador.

 

"La concordia hace crecer las pequeñas cosas, la discordia arruina las grandes".  Salustio


 
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Javier Valero Bermejo